Cómo conservar los abrigos de piel en verano: consejos y trucos

Los abrigos de piel necesitan una serie de cuidados específicos en la época estival. Cuidar de las pieles, ya sean mantas de piel o una prenda de vestir, te ahorrará muchos disgustos. Recuerda que, en los temas relacionados con la peletería, un buen cuidado es el mejor seguro contra riesgos.

Conservacion de abrigos en verano

Cómo afectan las altas temperaturas a nuestras prendas

La piel es un tejido orgánico y, como tal, responde a los cambios de temperatura y humedad. Por ello, siempre aconsejamos guardar todas las pieles en un mismo armario y, a poder ser, en la zona más fresca de la casa. Pero ojo, fresca no quiere decir húmeda ni fría.

De hecho, la humedad es tan perjudicial como las altas temperaturas en todo lo relacionado con la piel. Por eso es aconsejable tenerlas todas juntas. Debemos conseguir una temperatura constante y libre del calor excesivo y de la luz directa.

Cuidado de las prendas de piel en función del tamaño

En función de si la prenda es de tamaño grande o más reducido, deberemos seguir una serie de pasos diferentes. Vamos a ello.

Prendas de gran tamaño

Dependiendo del tamaño de nuestra prenda deberemos almacenarla de distintas maneras. Por ejemplo, una de gran tamaño – como puede ser un abrigo – siempre deberá estar colgada y en sentido vertical. También es necesario colgarla en una percha de gran tamaño y con refuerzo en los laterales, para evitar que se caiga y se deforme. En ningún caso debes colgar tus prendas en perchas finas, como pueden ser las de plástico o alambre. Con este tipo de perchas solo conseguirás deformarlas, apareciendo pliegues o grietas.

Lo ideal es protegerlas con fundas de tela de la luz y del roce con otros elementos que tengamos colocados de nuestro armario.

Prendas de tamaño reducido

Si queremos almacenar nuestros guantes de piel, gorros o estolas deberemos utilizar cajas individuales para cada accesorio. Lo ideal es que las cajas sean de madera, pero podemos utilizar cajas de cartón sin decorar. Es importante que no tengan tinta en su interior.

Eso sí, no recomendamos las cajas metálicas, ni tampoco dejarlas fuera de un armario. Se conservarán mejor dentro de un cajón o de un armario.

Otros consejos para que conserves tus prendas de piel

Un truco muy antiguo pero que sigue vigente es colocar hojas de laurel dentro de los bolsillos del abrigo de piel o en la caja de complementos. El laurel es un antipolilla natural que te ayudará a mantener alejados estos insectos.

Como sabes, la piel es un material orgánico que necesita respirar. Por eso deberás ventilar el armario donde guardes tus prendas de piel y mantenerlas poco apretadas.

También te recomendamos que realices una limpieza de todas ellas con un cepillo de cerdas suaves cada quince días.

Si dudas en algún momento sobre cómo conservar tus prendas, acude a un peletero profesional. Este tipo de profesionales disponen de cámaras frigoríficas que las mantienen en óptimas condiciones.

Así que recuerda, la mejor manera de proteger tu inversión es realizando cuidados preventivos.

 

cuidados en verano