Los abrigos de piel son joyas a las que puedes sacar partido

Los abrigos de piel son prendas cuyo tejido se mantiene intacto durante toda la vida. Es, sin duda, una inversión conservar y actualizar el abrigo de piel. Y esto se debe a que, en la gran mayoría de casos, los abrigos de piel de mujer se heredan de generación en generación. Si heredaste hace poco, es posible que tu abrigo lleve incorporadas las clásicas hombreras de los años 80 y pienses que ya está pasado de moda.

Toma nota

¡Buenas noticias! Olvídate de guardar en plástico tu abrigo de piel en el fondo del armario. Afortunadamente, hoy en día, la peletería convierte ese objeto de valor en un moderno abrigo de piel. Tu antiguo abrigo de piel se transformará en una nueva pieza de diseño digna de la colección de una pasarela actual.

Y es que, si recordamos aquellos abrigos de visón de nuestras madres o abuelas, los imaginamos muy pesados, de espaldas anchas y con caídas de líneas rectas sin gracia. Efectivamente, los abrigos de piel, con el transcurso del tiempo, absorben humedad debido a su pelo y, por ello, parecen inservibles. En cambio, las prendas arregladas en talleres de peletería experimentan transformaciones increíbles y acaban siendo abrigos de piel de buen gusto que la mujer actual quiere llevar.

Las posibilidades son infinitas. Tanto como la creatividad del peletero. Son abrigos de piel de mujer con cortes distintos y más cómodos, ligeros y agradables al tacto gracias al «proceso light».

Si quieres compartir el abrigo con un familiar, la peletería puede convertir vuestro abrigo de piel con valor sentimental en dos abrigos cortos para que ambas disfrutéis de ese regalo heredado. Si el abrigo es solo para ti, se puede aligerar su peso cortando el pelo y quedará menos ostentoso.

También se pueden fusionar con otros materiales, como la seda o cachemir, o tu querido abrigo de visón puede teñirse de otro color. Otra opción es forrar su interior con otra tela y el abrigo puede ser reversible. Uno para una ocasión informal y otro para eventos formales.

Como ya ves, puedes sacar del armario ese abrigo de piel al que no sabías dar uso y convertirlo en una prenda de ropa que se amolde a tu estilo de vida. Has de saber que vale mucho la pena actualizar esta prenda, pues las pieles naturales abrigan y son esenciales para las ciudades frías. Además, no hay dos abrigos de piel iguales, pues es un artículo de lujo confeccionado a mano por artesanos.

Otra posibilidad es estrechar el abrigo cuando se ha quedado mucho ancho, por ejemplo, por un perdida sustancial de peso.

En cuanto a sus cualidades, los abrigos de piel de mapache son duros, pero los de piel de zorro son más resistentes. Los abrigos de piel de nutria aguantan la lluvia, pero, sin duda, los de piel de visón son los mejores. Si deseas saber más sobre esto, puedes consultar un artículo específico sobre tipos de abrigos de piel.

En definitiva, acondicionar un abrigo de piel en una peletería es una oportunidad para lucir ese recuerdo de familia heredado y gastarse mucho menos dinero de lo que costaría un nuevo abrigo.

imagen

Rate this post